La casa de los huesos

Ramon Balius

Original Language

Cite this article

Balius i Juli, R. (2002). La casa de los huesos. Apunts. Educación Física y Deportes, 69, 124-125.

28Visites

Abstract

La casa Batlló, proyectada por Gaudí cuando ya tenía 52 años y construida entre 1904 y 1906, es para muchos su obra maestra. Es necesario precisar que Gaudí no efectuó el edificio partiendo de cero, sino que, en realidad, reformó una casa de 1877 a petición de su propietario, el fabricante textil Josep Batlló i Casanovas. El arquitecto se ocupó de reformar la totalidad del inmueble: subió los dos pisos de las buhardillas, diseñó los interiores, para los cuales incluso creó el mobiliario y, muy especialmente, dedicó toda su inspiración a la ornamentación de la fachada. En ésta hemos de destacar las columnas y galerías, hechas con piedra de Montjuïc, los balcones de hierro forjado y el revestimiento de “trencadís” (materiales rotos en pequeños fragmentos) de vidrio y cerámica, obra de su colaborador Josep M. Jujol. Una cubierta en forma de dragón con escamas, sin cabeza ni cola, que parece observar la calle desde la altura, corona esta fachada policromada. Se ha dicho que era la joya del Modernismo y que ofrecía el mismo aspecto que una piedra cayendo en el interior del estanque de los nenúfares y ninfas del impresionista Monet. Salvador Dalí escribía en 1933: “Gaudí ha construido una casa […] hecha en las tranquilas aguas de un lago […] una auténtica escultura de los reflejos de las nubes crepusculares en el agua y que es posible gracias a un inmenso y desvencijado mosaico multicolor y refulgente, unas irisaciones puntillistas de las cuales emergen formas de agua dispersa, formas de agua en espejo, formas de agua rizada por el viento, formas de agua construidas en una sucesión asimétrica y dinámica, instantánea de reflejos rotos, sincopados, enlazados, fundidos por los nenúfares y ninfeas “‘naturalistas-estilizados…’”.

ISSN: 2014-0983

Published: July 01, 2002