El deporte escolar, un juego por jugar

Mila García

Original Language

Cite this article

Garcia Bonafé, M. (1987). El deporte escolar, un juego por jugar. Apunts. Educación Física y Deportes, 10, 8-9.

113Visites

Abstract

Desde hace tiempo, y gracias a la crítica constante de muchos sectores, el deporte escolar ha mejorado muchas de sus características —especialización a edad más avanzada, reducción de medidas y tiempos según edades y sexo, etcétera. La mayoría de ellas hacen referencia a los aspectos más técnicos y afectan, formalmente, a las características fisiológicas de los niños/as. Pero los aspectos educativos y metodológicos han sufrido pocas modificaciones. La imagen del deporte federativo o de alta competición es el único espejo donde el deporte, sea cual sea su nivel, se mira. Este modelo tan asumido por nuestra sociedad y fan difundido por los medios de comunicación tiene un solo objetivo: ganar y, además, al precio que sea. Esta necesidad de triunfo es la que quita al deporte escolar una parte importante de su poder educativo. El déficit educativo en un deporte como el escolar es fundamental, y es consecuencia de una serie de factores que pensamos sería interesante exponer de forma resumida. •    En primer lugar la falta de personal capacitado permite la aparición de personas que, impulsadas por su entusiasmo, se arriesgan a llevar a cabo una actividad de la que sólo tienen nociones prácticas y poca, o ninguna, preparación. Por otro lado la falta de reconocimiento y, en muchos casos, la baja retribución de los profesionales bien preparados, no mueve precisamente al entusiasmo en su dedicación. •    Por otro lado, las características de las instalaciones y del material deportivo, poco polivalente y muy especializado, dificulta la práctica de un deporte más lúdico y mejor adaptado a las diferentes capacidades de sus practicantes. •    Y, por último, pero no por ser menos importante, la presión de una parte importante de la sociedad (padres, escuelas, organismos, etcétera) que ven en el hecho de alcanzar triunfos un medio de obtener reconocimiento, afirmación personal y social, poder, prestigio, etcétera. Estas características están implícitas en el deporte incluido dentro del horario lectivo, como elemento formador, y en el deporte escolar. La diferencia entre el deporte educación (como un medio más de la educación física, practicado de forma obligatoria, como una asignatura más) y el deporte escolar (practicado de manera voluntaria y fuera del horario escolar) supone una división que sólo es clara en la teoría, ya que, en la práctica, uno y otro se confunden, se sustituyen, y el modelo impartido termina por ser único, de manera que hablar de deporte escolar sea, también, hacerlo de educación física y viceversa.

ISSN: 2014-0983

Published: October 1, 1987