Efectos de dos programas de entrenamiento sobre la capacidad cardiorespiratoria de adolescentes asmáticos

Pierre Bizel

Isabelle Pin

Original Language

Cite this article

Bizel, P., Pin, I., & Eberhard, Y. (1994). Efectos de dos programas de entrenamiento sobre la capacidad cardiorespiratoria de adolescentes asmáticos. Apunts. Educación Física y Deportes, 38, 68-85.

 

89Visites

Abstract

Los niños asmáticos se encuentran a menudo en una forma física inferior a la de sus compañeros. Ello se debe a una disminución de la actividad física por el asma inducida por el ejercicio y la obstrucción de las vías respiratorias. El entrenamiento físico aeróbico individual ha demostrado que puede mejorar el consumo máximo de oxígeno (V02 máx.) y el nivel anaeróbico. De todas formas, este tipo de programas no son demasiado atractivos para los adolescentes. El objetivo del estudio consiste en comparar la aceptabilidad y el efecto de dos programas de entrenamiento diferentes desarrollados paralelamente en dos grupos de ocho pacientes escogidos al azar entre 126 adolescentes con problemas de asma entre moderados y graves, con edades comprendidas entre los 14 y los 20 años. Ambos programas consistieron en tres sesiones a la semana durante seis semanas. El grupo S siguió un entrenamiento en grupo, utilizando actividades de varias intensidades (esquí, squash, natación). El grupo B siguió un programa individual de bicicleta aeróbica, cuya intensidad venía determinada por el nivel aeróbico individual. Antes y después del entrenamiento se llevaba a cabo una prueba de ejercicio rutinario de incremento máximo con el fin de determinar el V02, ventilación por minuto y nivel aeróbico, y una prueba de carrera libre de 6 minutos de intensidad y duración similar con el fin de detectar el asma inducida por el ejercicio. Tres adolescentes del grupo B abandonaron el entrenamiento. En el grupo B se produjo un aumento significativo del VO2 máx. (es decir, un cambio (SD) de 8,6 (5,3) ml/min, prueba emparejada t p = 0,048) y pulsación máxima de oxígeno (0,047 (0,017) ml/pulsación p = 0,012), pero no en el grupo S (7 (10,1) ml/min y 0,031 (0,047) ml/pulsación, respectivamente. No se produjo ningún cambio significativo en lo que se refiere al asma inducida por el ejercicio en ninguno de los grupos. Se produjo un efecto de cambio de ventilación en diferentes niveles de V02 en el grupo B, pero no en el grupo S. En resumen, el entrenamiento físico intermitente no es tan eficiente como el entrenamiento físico aeróbico para mejorar el estado y la ventilación física durante el ejercicio en adolescentes asmáticos.

ISSN: 2014-0983

Published: October 01, 1994