Aplicaciones de la psicología al tenis de alto nivel

Guillermo Pérez

Original Language

Cite this article

Pérez Recio, G. (1996). Aplicaciones de la psicología al tenis de alto nivel. Apunts. Educación Física y Deportes, 44-45, 136-142.

83Visites

Abstract

En este artículo se repasan las demandas psicológicas que envuelven a los tenistas de alto nivel, y que tienen que afrontar desde que inician su formación hasta que alcanzan el alto nivel; y también posteriormente cuando han de mantenerlo. Mediante tres ejemplos de fenómenos comunes en tenis, demostrativos de la importancia de los aspectos psicológicos para el rendimiento, se introducen diferentes formas de intervención y entrenamiento psicológicos. Estas intervenciones pueden dirigirse a mejorar las conductas en competición y hacer que el tenista sea más positivo, persistente y concentrado en su rendimiento, o bien a aconsejarle y dotarle de recursos para que pueda hacer frente a las demandas sociales que lleva aparejado el éxito en el tenis. Finalmente, se listan algunas publicaciones recientes en las cuales el lector interesado puede ampliar su información sobre psicología y tenis.   “He visto jugadores que en una sesión practican un solo tipo de golpe y se marchan tan contentos. No recrean situaciones reales que ocurren durante el partido. La mayoría debería contar con un programa de preparación de lo más variado y tener en cuenta los aspectos psicológicos. Los mejores lo hacen así, por eso precisamente son los mejores” Martina Navratilova. (Dayton, 1994).
El término deporte en nuestros días todavía es un sinónimo de una actividad alegre y en la cual uno puede disfrutar. Es más, gracias a investigaciones procedentes de la Psicología del Deporte sabemos que la práctica regular de actividad física tiene un efecto muy beneficioso en la salud de las personas (existen dos buenas revisiones del tema: ISSP, 1992, Blasco, 1994). Sin embargo, más o menos regularmente somos bombardeados con noticias alarmantes que provienen del mundo del deporte. Y el del tenis no es una excepción. Así, hemos podido ver ejemplos como el de una joven profesional “quemada” y retirada del tenis a los 17 años, otra deportista agredida por un espectador y que no ha podido volver a jugar, y todavía otra más complicada en asuntos de drogas y de delincuencia.  El tenis masculino no es una excepción y destacan algunos hechos tales como tenistas multimillonarios totalmente arruinados a los pocos años, chavales que prometen pero que no llegan…
Este tipo de noticias no es privativo de la alta competición, pero parece que es allí donde más se producen. Pero mucho nos tememos que esa aparente “abundancia” de casos solo sea el reflejo de la magnificación que hacen de ellos los medios de comunicación, por el mero hecho de que se trata de personas famosas con las cuáles resulta fácil fabricar una noticia. Basta con pensar en el número de practicantes para deducir que estas noticias espectaculares son mínimas. De todas formas, es rigurosamente cierto que el mundo del tenis es posiblemente uno de los más visibles dentro del deporte mundial. Dentro de él se pueden obtener grandes beneficios personales, sociales y económicos. Pero también es verdad que tales beneficios tienen unas contrapartidas en términos de costes de adaptación a las demandas que presenta el ambiente a los deportistas que están en la élite igualmente importantes. Y no necesariamente los jóvenes que empiezan a destacar o aquellos que llegan a conseguir unos niveles de rendimiento elevados están preparados para afrontar esas demandas. De hecho, se les pide que sean unos genios con la raqueta y que además sean buenos relaciones públicas que cuiden de su imagen y que den a los medios de comunicación aquello que desean (lo cual significa a menudo actuar de manera diferente a como se es); que sean lo suficientemente hábiles como para confiar su preparación y la gestión de su imagen y dinero a personas capaces y de absoluta confianza; y que, además, sean capaces de entrenar lo suficiente como para mantener su nivel o mejorarlo. Finalmente, se les exige que rindan en la cancha con un nivel altísimo y constante. Porque si no, ya se sabe, pierden puntos, el ránking baja y todo son críticas.

Keywords: entrenamiento psicológico, planes de competición, Psicología, tenis.

ISSN: 2014-0983

Published: April 01, 1996