El entrenamiento de la atención en saltadores: pautas generales

Josep Font

Original Language

Cite this article

Font Cercós, J. (1993). El entrenamiento de la atención en saltadores: pautas generales. Apunts. Educación Física y Deportes, 28, 49-52.

54Visites

Abstract

Estar concentrado no es una habilidad que se pueda adquirir con la experiencia. No obstante, algunos deportistas parecen tener una aptitud especial para ello. Mantienen su atención sobre aquellos aspectos de su entorno y de sí mismos verdaderamente importantes. Se comenta que tienen una buena mentalidad para competir, y parecen tener constantemente el control de la situación, incluso cuando esta parece adversa. Estos atletas seleccionan los estímulos que les ayudan a rendir y se dirigen hacia ellos omitiendo otros que, siendo quizás importantes, suponen trabas para su rendimiento, por ejemplo, los pensamientos negativos, los sentimientos de temor al fallo, los disparos de salida de las carreras e incluso las sensaciones de dolor en alguna parte de su cuerpo. Entrenar el funcionamiento de la atención de manera que resulte efectiva para el rendimiento, pasa por una serie de consideraciones tanto de tipo teórico como metodológico.
Las consideraciones teóricas, a menudo omitidas en ámbitos aplicados de entrenamiento, suponen aceptar un modelo que explique el proceso atencional (de las situaciones de ejecución) en relación con el rendimiento. El modelo debe de resultar al menos lo suficientemente válido para nuestros propósitos aplicados. La mayor parte de la investigación aportada hasta el momento sobre procesos atencionales relacionados con la ejecución deportiva se ha basado en el modelo teórico de Nideffer (1976, 1976b, 1977, 1978, 1980, 1981, 1985, 1989) el cual postula que existen dos dimensiones diferentes en la atención: la amplitud, oscilando entre dos polos (estrechoamplio), y la dirección, oscilando entre dos polos (internoexterno).
La concentración del deportista antes y en el transcurso de la ejecución consiste fundamentalmente en el hecho de que preste atención a aquellos estímulos que son decisivos para ejecutar la tarea y filtre la información de sus sistemas sensoriales o de su sistema nervioso central lo que es irrelevante para tal ejecución. En otras palabras, la concentración se basa en la dirección correcta y amplitud del foco de atención en cada instante.
Por otro lado, las situaciones consideradas de demanda de rendimiento tienden a ser interpretadas en términos amenazantes, si bien no de una manera exclusiva. Esto desencadena respuestas en multitud de sistemas de nuestro organismo que no siempre ayudan a alcanzar un nivel de rendimiento óptimo. Estas respuestas son los conocidos síntomas de estados de estrés (Lazarus, 1986) e incluyen una tendencia a dirigir el foco atencional inapropiadamente.
Respecto a cuál es la aportación práctica de la Psicología Deportiva a la luz de estos modelos, hay que hacer también algunas consideraciones de tipo general.
El entrenamiento psicológico, en tanto que factor en última instancia destinado a mejorar los niveles de rendimiento, no incide directamente en el logro de estos niveles. La acción del psicólogo deportivo se dirige a proporcionar un sistema de trabajo para desarrollar los recursos del deportista en orden a los dos siguientes objetivos generales:
•    Facilitar el aprovechamiento de los recursos físicos, técnicos y tácticos ya existentes en situaciones de entrenamiento y competición.
•    Procurar la estabilización de los niveles de rendimiento ya conseguidos.
Así pues, cualquier programación de entrenamiento psicológico debería, en primer lugar:
•    Generar expectativas correctas a deportistas y responsables técnicos sobre la aportación del entrenamiento psicológico y su utilidad.
•    Plantear objetivos apropiados, es decir, establecer metas de aprendizaje de recursos acordes con la disponibilidad y dedicación de los individuos.
Es a partir de este momento cuando se inicia un trabajo sistemático sobre un objetivo general, que debe ser explícito para el deportista; en el ejemplo que nos ocupa consistiría en dirigir la atención apropiadamente de forma previa al salto y durante la ejecución del mismo. Los pasos que a grandes rasgos componen la aludida sistemática son el de evaluación y el de intervención (ver cuadros 1 y 2).

Keywords: atención, atletismo, concentración, entrenamiento psicológico, saltos.

ISSN: 2014-0983

Published: October 01, 1992