Primitivismo urbano y deportivo en la obra pictórica de James Rizzi

Ramon Balius

Idioma del original

120Visitas

Resumen

El museo del deporte más emblemático es, sin duda, el Musée Olympique de Lausanne. Junto con sus colecciones permanentes de arte, filatelia y numismática y sus múltiples posibilidades informáticas, muchas de ellas interactivas, acoge regularmente exposiciones temporales de artistas de renombre. Entre otras, se han podido contemplar esculturas del catalán Joan Miró y pinturas pop-art del norteamericano Andy Warhol y op-art del húngaro-francés Victor Vasarely. Bajo el nombre Sueños del deporte, se presentó recientemente una amplia muestra de obras del norteamericano James Rizzi. Nacido en Brooklyn, Rizzi estudió arte en la Universidad de Florida, experimentando en pintura, grabado y escultura. Bien pronto adquirió celebridad al combinar estas tres técnicas en construcciones en 3D, incorporando muchas veces a estas obras elementos móviles magnéticos. idealiza al niño y al espíritu infantil; nos explica que cuando pinta no hace más que introducirse bajo la piel de un niño de siete u ocho años y copiar aquello que éste dibujaría con lápices de colores. Su pintura es exuberante, de colores vivos, muy simple y de un simpático humorismo, derivada directamente de los cómics. Ha sido cualificada de naif o de infantil. Rizzi

ISSN: 2014-0983

Publicado: 1 de enero de 1997