El cronómetro, un símbolo actual del deporte

Idioma del original

89Visitas

Resumen

Desde la remota mención expresada por la mitología griega de Kronos —dios del tiempo— y de las formas de medir este tiempo a través de los diferentes relojes creados por el ser humano (relojes de sol, de arena, etc.) el hombre ha tecnificado y generalizado este instrumento de medida temporal. La primera mención documental que disponemos de un cronómetro con segundero aparece en el London-Gazette (1701). Más tarde, un tratado inglés de hípica da una marca en horas, minutos y segundos. El quinto de segundo aparece en 1866; la décima, entre las dos guerras mundiales; la centésima ha llegado a ser hoy de rigor en las grandes competiciones deportivas. Gracias al cronómetro, el récord, el acontecimiento, la noticia deportiva, se han hecho posibles. El término cronómetro se limita al tiempo racional, lineal, en definitiva, un tiempo marcado por la modernidad, un tiempo marcado por y para el deporte. Pero el cronómetro toma diferentes formas para medir con exactitud el tiempo, con diferentes artilugios y nuevas técnicas. Las salidas de determinadas especialidades atléticas son objetivadas utilizando sensores eléctricos (cronómetro electrónico). Para observar las llegadas en las carreras se utiliza la fotofinish; de igual forma los sensores en las piscinas y en el entrenamiento los pulsómetros o cardiotacómetros para registrar y anotar la relación esfuerzo/frecuencia cardíaca/tiempo.

ISSN: 2014-0983

Publicado: 1 de octubre de 1993