Orden y desorden. Dialéctica del deporte de alta competición.

Günther Lüschen

Idioma del original

Citación

Lüschen, G. (1985). Orden y desorden. Dialéctica del deporte de alta competición. Apunts. Educación Física y Deportes, 02, 5-18.

122Visitas

Resumen

El deporte de alta competición, deporte de élite, deporte de máximo nivel o categoría, como se le denomina indistintamente, atrae la atención del hombre moderno de una forma u otra. El público en general no puede, en modo alguno, eludir la influencia, directa o indirecta, de esta manifestación cumbre de la institución del deporte. Igualmente imposible es que la institución del deporte en su conjunto eluda la influencia de este subsistema, sumamente refinado, del deporte. El deporte de alta competición es parte integrante del deporte, al igual que es parte integrante de la sociedad en general. Lleva sus rasgos para bien y para mal. En muchos sentidos manifiesta similares imperfecciones y contradicciones, es a la vez orden y desorden; algo que podría considerarse dialéctico en su estructura. Y haciendo referencia a la sentencia de Helmut Plessner de hace aproximadamente 30 años, el que condenara el deporte, o el deporte de alta competición ya que es el que nos preocupa, condenaría también la sociedad moderna (Plessner, 1952).

Más allá de este modo de ver, muy abstracto y a la vez bastante general, de una cierta forma y estructuras básicas de este sistema tendremos que llegar a un entendimiento mejor de lo que en realidad es el deporte de alta competición. Tendremos que analizar su contexto socio-cultural, su estructura interna y tendremos que demostrar en qué sentidos se manifiesta la dialéctica del deporte de alta competición moderno. Tras unas consideraciones acerca de una definición adecuada echaremos un vistazo a las investigaciones anteriores y a la teoria, hecho que nos conducirá a comprender la estructura y el sistema de los deportes de alta competición de un modo más sutil.

Consideraré metodológicamente materiales de la investigación sociológica, intentando ofrecer unas nociones que superen el ámbito de la observación empírica y de la experiencia cotidiana. Tales consideraciones representan un intento de teorizar a un nivel secundario, con una referencia sólida a los resultados observados, pero con el propósito de abarcar esos resultados como parte de un análisis estructural del deporte de competición como sistema coherente y a la vez contradictorio. El afán de entender este sistema puede, por último, revelar lo que Simmel (1923) denominó «formas» y Wittgenstein (1960), con respecto al análisis del lenguaje, «la gramática de un fenómeno social». Las dificultades de la definición, que Wittgenstein observó también en el caso de los juegos lingüísticos, deberán superarse haciéndose patentes las características principales de este sistema.

ISSN: 2014-0983

Publicado: 1 de octubre 1985