Fisiología, valoración funcional y deporte de alto rendimiento

Ferran A. Rodríguez

Idioma del original

Citación

Rodríguez, F. A. (1989). Fisiología, valoración funcional y deporte de alto rendimiento. Apunts. Educación Física y Deportes, 15, 48-56.

67Visitas

Resumen

El alto rendimiento deportivo depende de la interacción de factores genéticos, estructurales, fisiológicos, biomecánicos y psicológicos, que se traducen en habilidades y capacidades técnicas y tácticas muy sofisticadas y específicas de cada modalidad deportiva. Estos factores o capacidades motoras, que podríamos clasificar en condicionales, coordinativas y cognitivas, son potenciadas al máximo a través de un complejo fenómeno adaptativo denominado entrenamiento. El entrenamiento es, en definitiva, un proceso permanente de adaptación a las cargas del trabajo, que tiene como objetivo final la mejora de las capacidades que determinan el rendimiento. De los métodos puramente empíricos utilizados en el proceso de entrenamiento deportivo se avanza hacia los basados en métodos científicos; muy sintéticamente, podríamos describirlos como un sistema de análisis y predicción de los fenómenos naturales basados en la observación y experimentación sistemática, con principios y teorías claramente formulados mediante la investigación repetible y comparable. Kirsh afirma: «En el pasado, las prestaciones deportivas de máximo nivel eran el resultado del esfuerzo de excelentes atletas, dotados de gran talento, en muchos casos con la colaboración de entrenadores expertos, a veces geniales. Hoy en día, el máximo rendimiento sólo en casos excepcionales es el resultado de una preparación aislada; habitualmente es, en cambio, el resultado de la colaboración sistemática entre deportista, entrenador, médico, científico y toda clase de asistentes. La fisiología y la medicina han sido las pioneras en el campo de la ciencia aplicada al deporte. El alto nivel de rendimiento de los sistemas biológicos de los deportistas ha estimulado a los fisiólogos en una primera etapa y, a la vez, sus aportaciones al estudio de los mecanismos adaptativos han despertado el interés de los entrenadores y deportistas por la posibilidad de mejora del rendimiento que esto implica. Con el crecimiento en importancia social del deporte de alto nivel, se ha mantenido una puerta abierta y otros científicos se han incorporado a los equipos de trabajo. Hoy en día ya se reivindica la existencia de una ciencia del deporte. Tal vez sea útil pensar en estos términos, sin olvidar que el deporte es, por naturaleza, una manifestación humana compleja que exige tratamiento pluridisciplinar. Por otro lado, hemos de diferenciar las áreas de interés del deporte no competitivo de las propias del de alto rendimiento, donde los criterios de la búsqueda y de la aplicación de sus resultados son claramente diferentes.

ISSN: 1577-4015

Publicado: 1 de enero de 1989