El INEFC de Barcelona cumple 25 años

Javier Olivera Betrán

Idioma del original

Citación

Olivera Betrán, J. (2001). El INEFC de Barcelona cumple 25 años. Apunts. Educación Física y Deportes, 63, 3-4.

140Visitas

Resumen

En octubre de 1975, José Solís Ruiz, ministro franquista de la Secretaría General del Movimiento, inauguró oficialmente el Instituto Nacional de Educación Física de Barcelona. Han pasado veinticinco años del arranque académico del primer curso en las entrañables instalaciones de Esplugues de Llobregat; en este período nuestra institución se ha constituido en un referente clave en la formación de profesores y profesionales de la educación física y el deporte dentro y fuera de su contexto sociocultural, así como en la difusión y justificación de la cultura física como una genuina manifestación humana. La fundación del Centro de Barcelona supuso el primer paso de una política de expansión en la creación de nuevos institutos nacionales de educación física que ampliaran la oferta del INEF de Madrid. Éste inició su andadura en 1967 por el desempeño de la Ley de Educación Física de 1961. En esta ley se crea de nuevo el Instituto Nacional de Educación Física, pues anteriormente en la Orden de 7 de junio de 1945 que regulaba el Estatuto Orgánico de la Delegación Nacional de Deportes, se creó por primera vez, el Instituto Nacional de Educación Física bajo la dirección de aquélla aunque carente de rango normativo. El INEF de Barcelona, si bien al principio dependía orgánicamente del INEF de Madrid, pronto pasó a depender de la Delegación Nacional de Educación Física y Deportes y, posteriormente, de la Generalitat de Catalunya. Con la perspectiva histórica que proporciona el análisis del último cuarto del siglo XX, vamos a distinguir tres etapas en la trayectoria del INEF de Barcelona. Primera etapa (1975-1981). Jesús Galilea es nombrado director del nuevo INEF y Juan Antonio Samaranch inaugura el primer curso académico de un Plan de Estudios autárquico, de cuatro años, que tiene vigencia en los dos centros del país hasta la aprobación de la Ley General de Cultura Física y el Deporte. Al año siguiente, en 1981, se ordenan las enseñanzas del INEF de Madrid y de Barcelona, equiparando sus estudios a los de la licenciatura universitaria. En virtud de la promulgación de la mencionada Ley (1980), el Instituto de Barcelona fue traspasado a la Generalitat de Catalunya. En el curso 1981-1982 se inició el nuevo plan de estudios de cinco años para la nueva licenciatura de educación física. En ese mismo año académico José María Cagigal imparte en Barcelona la asignatura de Teoría de la Actividad Física. Segunda etapa (1982-1991). Se incrementa notablemente el número de aspirantes para acceder a los estudios del INEF (cerca de 1.000). Debido a la fuerte presión social para cursar la carrera de educación física en Barcelona se crea, en 1982, un segundo centro en Lleida. Ambos quedaron orgánicamente unidos por una Ley de la Generalitat (1984) por la que se configuró el Organismo Autónomo del INEF de Catalunya que rige a las dos entidades. En 1985, el INEFC de Barcelona firma un convenio de adscripción académica a la Universitat de Barcelona; al año siguiente se logra de la misma Universidad la aprobación de un programa de doctorado específico para los estudios de educación física, siendo el primer INEF de España en conseguirlo. Nuestro centro se constituye en sede de la Red Europea de Institutos de Ciencias del Deporte; una asociación que reúne más de 200 institutos, departamentos, facultades o escuelas de toda Europa (1991-1999). Tercera etapa (1992-2000). En octubre de 1991, se celebra el II Congreso Olímpico de Ciencias del Deporte, inaugurando la nueva sede olímpica del INEFC. Con la ocupación académica del nuevo centro de Montjuïc se abre un nuevo período, muy condicionado por los acontecimientos olímpicos de Barcelona’92 y, sobre todo, por el magnífico regalo que nos dejó: la singularidad del edificio, diseñado por el Taller de Arquitectura Ricard Bofill, mezcla del clasicismo helénico más austero y la moderna arquitectura deportiva. En el curso 1997-1998 se pone en marcha el tercer plan de estudios de la historia académica del INEFC de Barcelona con un nuevo planteamiento fundamentado en una carrera de cuatro años, con un notable aperturismo en la elección de los alumnos hacia la oferta de asignaturas optativas y la aparición de los Itinerarios Específicos Curriculares constituidos como verdaderas especialidades. En mayo de 1999, el INEF de Catalunya (Lleida y Barcelona) desarrolla en sus respectivas sedes la organización del XII Congreso Mundial de Actividad Física Adaptada. La creación del INEF de Barcelona inauguró una nueva forma de proceder en el ambiente profesional e intelectual de la educación física y el deporte de su época. Fue el primero en establecer una formación conjunta de hombres y mujeres, iniciando una andadura que todos los demás centros seguirían. Desde junio de 1982, fecha en la que se graduó la primera promoción de hombres y mujeres licenciados de educación física del INEF de Barcelona, hasta hoy, han salido de esta institución diecinueve generaciones de licenciados y licenciadas en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (según acuerdo del Consejo de Universidades en 1993). A lo largo de este proceso ha contribuido en la formación y graduación de más de 3.500 profesionales que han trabajado como docentes en la enseñanza, como gestores deportivos, como entrenadores de alta competición, como expertos en ejercicio físico y salud o como investigadores de las ciencias de la actividad física y el deporte. En el presente curso académico se dará la coincidencia única de finalizar dos promociones en el mismo año, la última del plan de estudios viejo y la primera del plan de estudios nuevo, inaugurando de esta manera una nueva etapa en la que esperamos afrontar con la madurez y decisión propia de una institución veterana los nuevos retos que se nos presentan. Como remate de esta breve reseña histórica, me gustaría destacar que el INEFC de Barcelona, como centro de enseñanza superior para la formación, especialización y perfeccionamiento de licenciados, ha promovido en este tiempo dos claras vocaciones: la capacidad de integración y el compromiso de las publicaciones. Desde su fundación, el Instituto posee una rica experiencia en acoger e integrar en su seno a alumnos y alumnas, estudiantes de todas las Comunidades del Estado, postgraduados de Europa, de Iberoamérica y de otras partes del mundo en un porcentaje importante y en claro ascenso, conformándose en un centro abierto, tolerante y cosmopolita. El INEFC de Barcelona consciente de la necesidad de divulgar sus trabajos e investigaciones propias y de difundir la cultura física, ha sentido la responsabilidad social e institucional de contribuir con una publicación periódica que diera salida a los trabajos más cualitativos del Centro y, además, le representase intelectualmente fuera de su ámbito territorial. Después de unos intentos de fusión con la revista madre Apuntes de Medicina Deportiva (fundada en 1964), en octubre de 1985 se articula de manera independiente de su matriz y se crea Apunts. Educación Física y Deportes que ha desarrollado una trayectoria de quince años ininterrumpidos y ha presentado sesenta y tres ejemplares con una periodicidad trimestral y el reconocimiento internacional de ser la revista en lengua española en el ámbito de la educación física y el deporte de mayor impacto intelectual en su área. A través de la revista, fiel embajadora del INEFC, nuestra institución se ha convertido en un referente académico fuera de su ámbito territorial. Finalmente, estoy convencido que en estos veinticinco años el INEFC de Barcelona ha supuesto un auténtico revulsivo para la ciudad de Barcelona. El Centro se ha convertido en una de las instituciones públicas más conocidas y estimadas de los ciudadanos por la magnificencia de su arquitectura, por su ubicación, por el espíritu barcelonés que rezuma, por representar al deporte que es uno de los fenómenos sociales de nuestro tiempo y por la singularidad de sus estudios entre las distintas carreras universitarias. Deseo firmemente que el magnífico matrimonio que ha supuesto el INEFC y la ciudad de Barcelona, hoy en sus bodas de plata, se perpetúe largo tiempo enarbolando la bandera de lo humano, el saber, la tolerancia y su inequívoca universalidad, siempre al servicio de la sociedad que nos hace posibles.

ISSN: 1577-4015

Publicado: 1 de enero de 2001