De gatear a trepar y escalar, una actividad ancestral que debe recuperarse

Carles Giralt

David Macià

Idioma del original

Citación

Giralt, C., & Macià, D. (1989). De gatear a trepar y escalar, una actividad ancestral que debe recuperarse. Apunts. Educación Física y Deportes, 18, 26-34.

 

24Visitas

Resumen

De gatear a trepar sólo hay un cambio en la inclinación del plano. Mientras de niños gateamos en un plano horizontal, después podemos realizar la misma acción en un plano cada vez más inclinado y, en algunos casos, podemos llegar a superar la verticalidad. Pero el paso de gatear a trepar no se presenta en la escala evolutiva de la misma manera que puede presentarse el paso de gatear a caminar o correr. ¿Podríamos decir entonces que esta actividad es más antigua que el caminar? Creemos que sí. Siguiendo las teorías de Darwin, expresadas por Desmond Morris (1972), diremos que, si retrocedemos unos millones de años, en la primera fase de los homínidos nos costó bastante bajar de los árboles para competir con los animales que ya andaban con los pies en el suelo. El mono se hizo cazador y recolector para acabar en el sedentarismo. Creemos interesante hacer esta reflexión porque si trepar a los árboles, paso obligado en la escala evolutiva, duró muchos milenios, ha pasado a ser ahora el paso olvidado y, por lo tanto, deberíamos poder recuperar esta actividad tan ancestral y a la vez tan atractiva.  Decimos que trepamos cuando de pequeños queremos subirnos a la silla o intentamos salir de aquella especie de «jaula» en la que nos encierran para evitar nuestros inoportunos movimientos. También, cuando ya de mayores nos gusta subirnos a los árboles, paredes o farolas. También llamamos trepar a la acción que algunos deportistas realizan, armados solamente de pies y manos, intentando encaramarse por las paredes más difíciles y arriesgadas del medio natural. Pero trepar es también subir por una cuerda lisa o con nudos, por una escalera de cuerda o de madera o subir una montaña de fuerte pendiente.

ISSN: 1577-4015

Publicado: 1 de octubre de 1989